Skip to content
Tipos Clasificación

Descubre la clasificación de los lípidos para una dieta saludable

Clasificación de los lípidos

La clasificación de los lípidos se basa en su composición y su utilidad. Los lípidos son moléculas orgánicas que no se disuelven en agua. Por eso se llaman moléculas hidrófobas. Comúnmente se los conoce como grasas y aceites, y están presentes en animales y vegetales.

Tanto las grasas como los aceites son una parte esencial de una dieta saludable porque proporcionan energía y transportan nutrientes vitales a los órganos y sistemas corporales.

Sin embargo, ciertos tipos de grasas y aceites son más saludables que otros y el consumo excesivo de cualquiera de ellos puede contribuir a un mayor riesgo de obesidad, enfermedades coronarias y otras afecciones.

Clasificación de los lípidos

La clasificación de los lípidos los divide en dos grandes grupos que son saponificables e insaponificables.

Los lípidos saponificables son las ceras y grasas que contienen ácidos grasos y pueden hidrolizarse. Se dividen en simples y en complejos. Los complejos además de tener las moléculas de oxigeno, carbono e hidrógeno tienen otras moléculas como azufre, nitrógeno, etc.

Los lípidos insaponificables no contienen enlaces ésteres y no puede hidrolizarse. Los aceites esenciales como el mentol, la vitamina A, E y K son algunos ejemplos de este tipo.

Clasificación de los lípidos
Clasificación de los lípidos

En la alimentación es importante reconocer los distintos tipos de lípidos, para llevar una vida más saludable. Entre los lípidos comestibles encontramos grasas saturadas, monoinsaturadas, poliinsaturadas, ácidos grasos y aceites.

Grasas saturadas

A menudo llamadas grasas sólidas, las grasas saturadas pueden ser visibles, flotando cerca de la parte superior de alimentos como guisos de carne o yogures. Las grasas saturadas menos visibles pero aún presentes se encuentran en muchos alimentos, incluidos los quesos, las carnes grasas, la leche entera, el helado y la mantequilla.

Principalmente, las grasas saturadas se encuentran en productos de origen animal. Reciben su nombre porque los átomos de carbono de la grasa están muy saturados de hidrógeno.

Las dietas altas en estos alimentos están relacionadas con un mayor riesgo de enfermedades crónicas, especialmente la enfermedad de las arterias coronarias.

Grasas monoinsaturadas

Las grasas que solo tienen un solo átomo de carbono de doble enlace se conocen como grasas monoinsaturadas.

Líquidas a temperatura ambiente, las grasas monoinsaturadas se encuentran en alimentos como el aceite de oliva, aceite de sésamo, aguacates, nueces, mantequilla de maní y aceite de girasol.

Si se ingieren con moderación pueden ser realmente beneficiosas para la salud. Estas grasas pueden reducir el riesgo de apoplejía y enfermedad cardíaca, reducir los niveles de colesterol malo y proporcionar altos niveles de vitamina E, un antioxidante importante.

Tipos de lípidos
Tipos de lípidos

Grasas poliinsaturadas

Las grasas con al menos dos carbonos de doble enlace se conocen como grasas poliinsaturadas. Las buenas fuentes de estas grasas incluyen aceite de cártamo, aceite de maíz, aceite de soja y pescado graso como la trucha, el salmón, el arenque y la caballa.

Cuando se consumen moderadamente en lugar de grasas saturadas, las grasas poliinsaturadas pueden ser una opción saludable. Pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y también reducir los niveles de colesterol en la sangre.

Esta clasificación de grasas incluye grasas esenciales que no pueden ser producidas por el cuerpo, como los ácidos grasos omega-3 y omega-6. La única forma de obtener estas grasas esenciales es con la alimentación. Los omega-3 y omega-6 son esenciales para la función cerebral y el desarrollo y crecimiento saludable del cuerpo.

Ácidos grasos trans

Los alimentos procesados ​​a menudo se cargan con ácidos grasos trans, subproductos de un proceso químico conocido como hidrogenación.

Los alimentos ricos en estas grasas nocivas incluyen productos de origen animal, aceites de cocina, margarina, manteca vegetal y alimentos que contienen estos ingredientes.

Los ácidos grasos trans hacen que el colesterol malo aumente mientras que reduce los niveles de colesterol bueno. Por eso aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Aceites

Los aceites son lípidos
Los aceites son lípidos

Los aceites son parte de una dieta bien equilibrada, pero no todos los aceites son saludables. Los aceites ricos en ácidos grasos poliinsaturados contribuyen a una buena salud porque son ricos en ácidos grasos omega-3 y omega-6. Estos incluyen aceites de cáñamo, lino, semilla de uva, cártamo, girasol, soja, semilla de algodón y ajonjolí.

Es necesario saber la clasificación de los lípidos para saber cuáles ingerir en la dieta. En una alimentación saludable y balanceada es importante consumir ciertos tipos de lípidos junto con carbohidratos y proteínas. Incorporar un equilibrio entre este tipo de nutrientes garantiza una mejor calidad de vida.

Descubre la clasificación de los lípidos para una dieta saludable
4 (80%) 4 votes