Skip to content
Tipos Clasificación

Los 3 tipos de respiración, su importancia y ejercicios para liberar tensiones

Tipos de respiración

La respiración es lo que mantiene vivos a todos los seres del planeta. Hay diferentes tipos de respiración en todas las especies y también hay distintos tipos de respiración en una misma especie. La respiración es tan importante que si se varía la manera en que se hace puede crear cambios en la mente de las personas.

Los tipos de respiración biológica son:

  • Pulmonar
  • Branquial
  • Cutanea
  • Traqueal
  • Respiración de las plantas
  • Respiración aeróbica
  • Respiración anaeróbica

La respiración pulmonar es que la realizan todos los mamíferos. Se realiza por medio de la nariz, llegando el aire a los pulmones. Dentro de los pulmones la sangre recibe el oxigeno que luego traslada al cuerpo. De esta manera todas las células del cuerpo se nutren de oxigeno.

Los tipos de respiración branquial, cutánea y traqueal es la que se realiza en anfibios, peces e insectos. Mientras que la respiración de las plantas se efectúa a través de sus hojas.

Respiración pulmonar
Respiración pulmonar

La importancia de la respiración

Para vivir y mantener el cuerpo saludable, no solo se necesita comida y agua, sino también aire para respirar. El aire que se respira incluso es más importante que comer y beber. Sin comida se puede sobrevivir varias semanas. Sin agua se puede sobrevivir por unos días.

Sin embargo, sin respirar, se puede sobrevivir solo unos minutos. La vida comienza y termina con un respiro. Los distintos tipos de respiración pueden mejorar la calidad de vida de las personas.

Está comprobado que si se realizan ejercicios de respiración de manera diaria se consigue un cambio en la mente. Los niveles de estrés bajan y por lo tanto el estado anímico mejor notablemente.

Dentro de la respiración se distinguen tres fases:

  • Inhalación
  • Exhalación
  • Pausa en la respiración

Una fase fluye hacia la otra. La exhalación debe durar aproximadamente el doble que la inhalación. La pausa en la respiración surge naturalmente al final de la fase de exhalación y dura hasta que el impulso de inhalar ocurre por sí mismo.

La inhalación forma la parte activa de la respiración. Con esto viene la contracción de los músculos respiratorios. La exhalación es la parte pasiva de la respiración, la fase de relajación.

Los tipos de respiración y la mente

Según los tipos de respiración se pueden alterar los estados mentales. La respiración silenciosa, regular y profunda es decisiva para nuestra salud. Tiene un efecto armonizador y calmante sobre el cuerpo y la mente. Por otro lado, la respiración que es demasiado rápida y superficial tiene una influencia negativa sobre nosotros, ya que puede intensificar el nerviosismo, el estrés, la tensión y el dolor.

Un error frecuente en la respiración es arrastrar el abdomen mientras el tórax se expande, en lugar de relajar el abdomen hacia adelante. La contracción del abdomen dificulta considerablemente la respiración profunda. A menudo, la moda y la ropa restrictiva inhibe este movimiento natural.

Ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración, deben practicarse lentamente y sin tensión innecesaria, sin ambición ni competencia. La respiración debe ser silenciosa y pasar por la nariz (porque el aire se filtra, se humedece y se calienta dentro de la nariz).

Durante un período de tiempo y con la práctica, uno trata de disminuir gradualmente y alargar la respiración. Solo a través de la respiración correcta pueden desplegarse todos los efectos beneficiosos.

Con todos los ejercicios, es muy importante que se practiquen en un estado de relajación física y mental. Un estado físicamente relajado es esencial para poder realizar los ejercicios de respiración de manera profunda.

También es necesario un estado de relajación mental para practicar con plena concentración en la relajación y la respiración. Al exhalar conscientemente, uno puede ayudar considerablemente en la relajación de los músculos, ya que la relajación de los músculos está conectada a la exhalación.

La respiración
La respiración

Los distintos tipos de respiración

Respiración abdominal o diafragmática

Con una inhalación, el diafragma se mueve hacia abajo comprimiendo los órganos abdominales para que la pared abdominal se extienda hacia afuera. Con una exhalación, el diafragma se mueve hacia arriba nuevamente y la pared abdominal se aplana. En contraste con la inhalación, la exhalación es un proceso pasivo.

La respiración abdominal forma la base de la respiración ya que permite el uso completo de la capacidad pulmonar, ralentiza la respiración de forma natural y promueve la relajación.

Respiración del pecho

Con una inhalación, las costillas se levantan para que el tórax se expanda. Con una exhalación, las costillas regresan a su posición original. El aire fluye hacia los lóbulos centrales de los pulmones. Los pulmones no se llenan tanto como en la respiración abdominal y la respiración es más rápida y superficial.
Esta respiración ocurre automáticamente en situaciones estresantes, debido a nerviosismo o tensión. El uso inconsciente de esta forma más rápida de respiración crea un mayor estado de tensión. Para romper este ciclo desfavorable, la respiración abdominal lenta y profunda es de gran ayuda.

Respiración clavicular

Con este tipo de respiración, el aire fluye hacia la parte superior de los pulmones. Con una inhalación, la parte superior del tórax y la clavícula se levantan y, con una exhalación, vuelven a bajar. La respiración es muy superficial y rápida.

Este tipo de respiración ocurre en situaciones de estrés extremo y pánico, o cuando hay una gran dificultad para respirar.

En una respiración sana y natural, ocurren las tres variaciones. Cada uno se une en una onda que fluye, que procede de la parte inferior a la parte superior de los pulmones con la inhalación, y de arriba hacia abajo con la exhalación.

Con la inhalación, el abdomen se extiende hacia adelante y el tórax se expande. Con la exhalación, el tórax y el abdomen vuelven a su posición original. Cuando uno practica este tipo de respiración utilizando la capacidad pulmonar completa de forma natural y sin ninguna fuerza, use puede conseguir una buena relajación.

Ejercicios para los tres tipos de respiración

Ejercicios de respiración
Ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración ayudan a liberar tensiones y bajar el estrés. Se pueden emplear como técnicas para la meditación o simplemente para relajarse. En la actualidad cada vez más empresas dedican un tiempo a la meditación con ejercicios de respiración para que sus empleados trabajen más relajados.

Posición inicial: Acostado boca arriba.
Concentración: En todo el cuerpo y la respiración.
Duración: 2-3 minutos

Práctica: Los brazos están relajados al lado del cuerpo y las palmas hacia arriba. Las piernas pueden  estar rectas o dobladas con las plantas de los pies en el suelo. Se cierran los ojos y se relaja el cuerpo.

Variación A: Con las manos sobre el abdomen se observa el movimiento del abdomen con cada inhalación y exhalación. Luego se observa la expansión y contracción de las costillas.

Variación B: Inhalar y exhalar varias veces en silencio y un poco más profundamente de lo normal. Tomar conciencia de todas las sensaciones asociadas con la respiración. Continuar respirando de la misma manera y, manteniendo los brazos rectos, deslizarlos por el piso hacia la cabeza. Observar cómo las sensaciones asociadas con la respiración cambian con cada posición de los brazos, y cómo aumenta el volumen de la respiración.

Mantener los brazos rectos, moverlos de lado a lo largo del piso hasta un ángulo de aproximadamente 45 °. Hacer una pausa y observar conscientemente el flujo de la respiración.

Continuar con el movimiento de los brazos hasta que descansen junto a la cabeza en el suelo.

Exhalar manteniendo los brazos rectos y deslizarlos lentamente hacia atrás a lo largo del piso hasta que estén de nuevo al lado del cuerpo. Estirar las piernas y permanecer inmóvil por un corto tiempo hasta la relajación total.