Skip to content
Tipos Clasificación

Clasificación de los sistemas operativos: 10 tipos y sus características

Clasificación de los sistemas operativos

Desde que apretamos el botón de encendido de nuestro ordenador hasta que finalmente damos la orden de “apagar equipo” ponemos en funcionamiento un software que todos conocemos por sistema operativo.

Cuando utilizamos cualquier tipo de programa, es el sistema operativo el encargado de que lo podamos ejecutar y visualizar correctamente en nuestros monitores. Es por esto que podemos afirmar que es un elemento esencial para el funcionamiento de nuestro ordenador.

El sistema operativo permite ni más ni menos que la comunicación del usuario con el equipo y la gestión de todos sus recursos.

Para poder realizar una clasificación de los sistemas operativos es necesario distinguir cuatro diferentes criterios: según el modo de administración de tareas, de usuarios, el manejo de recursos y la estructura interna.

Modo de administración de tareas

Según este criterio, los sistemas operativos se dividen conforme a la cantidad de tareas que puedan realizar en simultáneo. Encontramos a los sistemas monotarea y multitarea.

Sistemas monotarea

Imaginemos la siguiente situación: queremos realizar dos simples acciones como imprimir un documento y ejecutar un software de edición de texto a la vez. Con los sistemas monotarea esto no es posible, ya que no se puede usar dos programas en simultáneo. Puede suceder que varios usuarios tengan acceso al mismo sistema pero nunca podrán realizar distintas acciones a la vez.

Sistemas multitarea

En contraposición al primero y, como lo indica su nombre, los sistemas multitarea permiten realizar varias acciones en simultáneo. Es un sistema moderno en comparación con los monotarea y dos de sus innumerables ventajas son el ahorro de tiempo y la optimización de las tareas. Windows 10 o iOS 12 son ejemplos de sistemas multitarea.

Modo de administración de usuarios

Clasificación de los sistemas operativos
Clasificación de los sistemas operativos

Esta clasificación de sistemas operativos se establece a partir de la cantidad de usuarios que pueden gestionar tareas en un mismo ordenador. Se divide en monousuario y multiusuario.

Sistemas monousuarios

Entendemos por sistemas monousuarios a aquellos que permiten acceder al sistema y hacer uso de este a un solo usuario en tiempo real. Una gran desventaja de esta categoría es que generalmente se desaprovechan los recursos, ya que son utilizados por una sola persona a la vez. El sistema MS-DOS es un ejemplo de esta categoría.

Sistemas multiusuario

En este caso, varios usuarios pueden acceder al sistema en tiempo real. Normalmente, existe un usuario principal que es quien administra el sistema en general. Una desventaja de este sistema es que se ve afectado el trabajo de todos los demás usuarios cuando falla el ordenador central. El sistema operativo UNIX es el típico ejemplo de multiusuario.

Forma de manejo de recursos

Sistema operativo tablet
Sistema operativo tablet

Este criterio divide a los sistemas operativos según cómo se desarrollan las actividades o se accede a los servicios. Dentro de esta categoría encontramos a los sistemas centralizados y distribuidos.

Los sistemas centralizados

Son aquellos en donde los recursos –como la memoria o el disco– se encuentran en un solo ordenador. Esto quiere decir, que toda la información o bases de datos estarán disponibles en un solo lugar. Se trata de un dispositivo central que es el encargado de controlar y administrar a todos los periféricos. En este caso, es posible también contar con un sistema multiusuario.

Los sistemas distribuidos

Los sistemas distribuidos comprenden a un conjunto de equipos independientes que actúan como si fueran uno solo. El objetivo de estos sistemas es descentralizar la información. A diferencia de los sistemas centralizados, los distribuidos tienen una mayor eficacia. La información se encuentra dividida en distintos sitios de red por lo que si uno de ellos dejase de funcionar, esto no afectaría a los demás.

Estructura interna

Sistema operativo
Sistema operativo

Según la organización interna, los sistemas operativos pueden clasificarse en sistemas monolíticos, jerárquicos, máquina virtual o cliente-servidor.

Sistemas monolíticos

Es una estructura antigua que, por lo general, consta de un solo programa. Podemos entender a los sistemas operativos como un conjunto de procedimiento que están entrelazados unos con otros y se llaman entre sí cuando lo necesitan. Los sistemas monolíticos carecen de estructura y actualmente se encuentran en desuso.

Sistemas jerárquicos

Por otra parte, los sistemas jerárquicos son aquellos en donde el sistema operativo se encuentra dividido jerárquicamente en distintas partes o capas. Cada una de estas capas se comunica con la capa superior y utiliza los servicios de la capa anterior.

Máquina virtual

Se trata de un software que permite instalar en el interior del ordenador un sistema operativo distinto al que este ya tiene. Por ejemplo, en un ordenador que ya tiene “Windows XP” se puede cargar de manera virtual otro sistema operativo como “Linus”.

Cliente-servidor

Es un sistema en el cual ocurre una interacción en la que un cliente o usuario le da una serie de instrucciones al servidor y este, a su vez, es el encargado de darle una respuesta. Todo el proceso se encuentra centralizado en el servidor y este puede comunicarse con varios clientes a la vez.

La clasificación de los sistemas operativos han ido evolucionando con el correr del tiempo. Desde los antiguos sistemas monotarea hasta los más complejos que conocemos hoy en día. Sin lugar a dudas, estos se seguirán perfeccionando conforme a las necesidades de los usuarios.

Clasificación de los sistemas operativos: 10 tipos y sus características
4.1 (82%) 10 votes