Skip to content
Tipos Clasificación

Aprende la clasificación de las vitaminas para una vida sana

Clasificación de las vitaminas

Necesarias para contar con un organismo saludable y equilibrado, las vitaminas representan una imprescindible fuente de bienestar para el cuerpo humano. Sin embargo, debemos conocer que, sin ser excepción a la regla, las vitaminas en exceso pueden ser perjudiciales.

¿Quieres conocer los detalles más interesantes de estos componentes bioquímicos? En este artículo encontrarás una diversa variedad de datos referentes a la clasificación de las vitaminas.

Qué son las vitaminas

Las vitaminas son compuestos heterogéneos, sustancias esenciales para el correcto funcionamiento de distintos procesos fisiológicos del cuerpo humano. Están presentes en pequeñas cantidades en diferentes alimentos, sobre todos los de origen vegetal. Claro que, por supuesto, existen las vitaminas que se encuentran presentes en la ingesta de carne.

La noción de que ciertos hábitos alimenticios tenían beneficios a la estabilidad del organismo está presente desde épocas tan remotas como el Antiguo Egipcio. Allá se tenía la costumbre de recomendar a los enfermos de ceguera nocturna, enfermedad que, más tarde, se descubrió era ocasionada por la deficiencia de vitamina A.

Asimismo, a mediados del 1700, se tenía la preocupación general de que las tripulaciones de los barcos se enfermaban de escorbuto, causada por la deficiencia de vitamina C. Sería un cirujano escocés, llamado James Lind, quien descubriría la facultad de los alimentos cítricos para combatir el escorbuto.

La ingesta deficiente de las vitaminas conlleva al padecimiento de enfermedades, eso está claro, pero pasa que el consumo excesivo de algunas puede acarrear una severa intoxicación que puede terminar, incluso, en la muerte.

Clasificación de las vitaminas
Clasificación de las vitaminas

Clasificación de las vitaminas

Las vitaminas se diferencian en dos grandes grupos. Aquellas que son solubles en grasas y aceites y las que son solubles en agua.

Las vitaminas liposolubles son compuestos que si bien el cuerpo necesita, gracias a que se procesan en el intestino delgado y se almacenan en los tejidos adiposos, el cuerpo puede prescindir de su consumo en periodos de tiempo más prolongados.

En el caso de las vitaminas hidrosolubles, como su exceso se elimina mediante la orina, es más recomendable consumirlas en bases diarias (no todas) mediante los alimentos, pero en dosis controladas y suficientes, nada excesivo, aunque está comprobado que hay vitaminas cuyo exceso no tiene ningún tipo de toxicidad.

Vitaminas solubles en grasas

Vitamina A

También conocida como retinol, es una vitamina liposoluble que se puede eliminar por la orina, cosa poco común en las vitaminas de este clase.

Este compuesto es importante contribuyente de procesos fisiológicos como el correcto funcionamiento de la retina, el desarrollo embrionario y el crecimiento. También influye en la lactancia de las embarazadas.

Se la puede hallar en alimentos como el hígado de pollo, cerdo pavo y pescado; en las zanahorias, en el brócoli, en los camotes, la mantequilla, el mango, la lechosa; el problema es que algunas de las fuentes en las que se puede hallar tienen considerables niveles de grasas saturadas.

Vitamina D

También se le conoce como calciferol y se encarga regular el traspaso de calcio a los huesos del cuerpo. La falta de esta vitamina produce debilidad ósea y puede llegar al punto de malformaciones en el esqueleto, como curvatura de los huesos. Es decir, puede producir raquitismo.

Se la puede encontrar en alimentos como la leche y los huevos, y mediante la transformación del colesterol y el ergosterol, por la exposición a la luz solar.

Tipos de vitaminas
Tipos de vitaminas

Vitamina E

La vitamina E es, también conocida como tocoferol, es un conjunto de compuestos conformados por fenoles. Existen alrededor de 16 formas de tocoferol que actúan como vitamina E.

De modo general, la vitamina E es un importante antioxidante para el cuerpo y un excelente aliado en el combate preventivo del cáncer, y se puede obtener de la ingesta de alimentos como las frutas tiernas, los cereales de trigo, el aceite de oliva.

Vitamina K

También llamada fitomenadiona o vitamina antihemorrágica, resulta ser un compuesto que trabaja de manera conjunta con la vitamina D y tiene la función de contribuir a la coagulación sanguínea, así como también en la generación de glóbulos rojos.

Se recomienda ingerirla a través de alimentos de hoja verde, como la espinaca, el brócoli, la acelga, el perejil, entre otras.

Vitaminas solubles en agua

En las vitaminas hidrosolubles encontramos aquellas correspondientes al grupo de compuesto subordinados al complejo B, y la vitamina C.

El complejo B se compone de 8 vitaminas esenciales para el cuerpo y las restantes, que los investigadores considerar innecesarias para un correcto funcionamiento fisiológico.

Vitamina B1

Esta vitamina no tiene efectos tóxicos en el organismo y se puede hallar en alimentos como los huevos, el queso, los cereales y el yogurt orgánico, así como en la levadura de cerveza.

Su presencia en el cuerpo permite la utilización de los carbohidratos y el buen funcionamiento neurológico.

Vitamina B2

Esta se conoce comúnmente como Riboflavina. Juega un papel importante en el funcionamiento de las enzimas digestivas y en el proceso de oxidación natural del metabolismo. Se la encuentra en lácteos, cereales y huevos.

Clasificación de las vitaminas
Clasificación de las vitaminas

Vitamina B3

Cuando esta vitamina escasea en el metabolismo causa nerviosismo, cierto grado de depresión, diarrea y hasta pérdida del apetito.

Funciona como contribuyente en el procesamiento de las vitaminas y se la encuentra en forma de niacina y nicotinamida.

Vitamina B5

La siguiente vitamina, cuando escasea en el organismo, puede producir dolor de cabeza, calambres, ineficiente coordinación motriz y cansancio generalizado.

Es necesario consumirla en compañía de los demás elementos del complejo B.

Vitamina B6

La ingesta insuficiente de este elemento del complejo B puede ocacionar afecciones en la dermis, la boca y hasta ceguera. El maíz y las semillas de limón son buenas fuentes naturales de este complemento.

Vitamina B12

El componente B12 se considera de los más importantes en este grupo vitamínico. Es responsable de combatir la anemia y distintas afectaciones del sistema nervioso.

Además, ayuda al organismo en el proceso de la síntesis proteica. Se lo puede ingerir mediante el consume de quesos, huevos y yogures.

También te pude interesar la clasificación de los aminoácidos.

Vitamina C

Es una vitamina que el organismo no produce, por lo que requiere una ingesta de ésta, diariamente. Ayuda al organismo en la absorción del hierro, así como contribuye a una curación más acelerada de tendones, ligamentos y la piel.

Se la puede encontrar en frutas cítricas, en fresas, arándonos y en papas. Su consumo es tan importante porque, además, tiene efectos antioxidantes y es muy efectiva en el tratamiento contra afecciones virales, como la gripe.

Como no tiene efectos tóxicos y se puede eliminar naturalmente su exceso mediante la orina, una dosis alta de vitamina C puede neutralizar el avance de la gripe e incluso de los efectos negativos de la nicotina, consecuencia del tabaquismo.

El consumo de las vitaminas en sencillamente necesario, vital e imprescindible si lo que buscamos es poseer un organismo equilibrado, resistente y duradero. Además, debido a que está comprobado el efecto negativo de su ausencia en el cuerpo, no existen excusas para evitar ingerirlas con regularidad. ¡Hazle un bien a tu cuerpo y nunca pases por alto esta importante fuente de bienestar!

Aprende la clasificación de las vitaminas para una vida sana
4.1 (81.67%) 12 votes